Aprogc - Asociación pro Guardia Civil
Aprogc - Asociación pro Guardia Civil

Aprogc - Hablando claro
Inscripción
01/10/2010
  • E-mail
  • Imprimir
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin

NOSOTROS

NOSOTROS

De forma resumida, merece la pena recordar algunos de los motivos para poner en marcha este proyecto: se ha usurpado la voz de los guardias civiles; en los últimos años ha habido un exceso de difusión de información negativa y destructiva sobre la Guardia Civil; algunas asociaciones profesionales e incluso sindicatos ajenos transmiten un irreal concepto de existencia de “lucha de clases” en el seno del Cuerpo como si existiese un enfrentamiento entre escalas (equiparando patronal/trabajador a mando/guardia); se habla sin rigor de fusión con otro cuerpo policial con menor implantación territorial y funcional y menor número de efectivos y haciéndolo encima en términos de asimilación de la Guardia Civil por parte de este último y un largo etcétera de motivos que ponen de manifiesto la ineludible  necesidad de afrontar la situación con una asociación que exija el respeto a la opción de quienes libremente hemos decidido ser guardias civiles así como el cumplimiento de las leyes vigentes que regulan la naturaleza y funciones de la Guardia Civil y nuestro estatuto profesional.

Esta nueva asociación defiende lo que considera el mejor modelo para los guardias civiles y para la Guardia Civil y para preservar sus señas de identidad.

MARCA PROPIA

Es importante recalcar la principal idea fuerza de la Asociación: la Guardia Civil tiene “marca propia”. Una marca de calidad. No somos “policías”, ni miembros de las Fuerzas Armadas. Somos “guardias civiles” con historia, tradiciones, prestigio y el respeto de la población gracias a nuestra eficacia y a ser una garantía de seguridad para el ciudadano. Somos fiables.

Igualmente, para nosotros es fundamental la independencia política y sindical ya que, además de ser una obligación legal, la historia ha demostrado que es lo más acertado para que la Guardia Civil preste el mejor servicio a las autoridades y a los ciudadanos y para asegurar la cohesión interna en el Cuerpo.

NOMBRE

El nombre de la asociación aúna tres contenidos: que se trata de una “Asociación”; que está en PRO, es decir, “a favor de” y también en “activa defensa de”, siempre adoptando iniciativas, y que esde, para y en PRO de la Guardia Civil.

LOGO

Es la “tarjeta de visita” de la Asociación, aquello que nos identifica públicamente. En el logo se ha querido combinar la tradición (letras rústicas GC, en color dorado, del antiguo uniforme del Cuerpo)con la modernidad de “APRO”. En el acrónimo se diferencia claramente la abreviatura de  Asociación (“A” en cursiva inclinada hacia la derecha, proyectada hacia el futuro) y PRO en mayúscula recta, sólida. Todo ello en el color verde, el verde de la Guardia Civil. Por último se ha introducido un elemento patriótico sobre la letra “A”: los colores de la Enseña nacional, que es uno de los tres símbolos del Estado español (Escudo, Himno nacional y Bandera de España).

CELEBRACIÓN DE LA PATRONA

En el año 1864 fue destinado al ya entonces prestigioso Colegio de Guardia Jóvenes de Valdemoro (Madrid) el capellán castrense don Miguel Moreno y Moreno, quien se las apañó para construir una pequeña capilla dedicada al culto de la Virgen del Pilar.

Inmediatamente surgió una gran devoción entre los guardias jóvenes a la Virgen citada y eso llevó a que fuera proclamada “Patrona del Colegio” por Real Orden del 24 de noviembre de ese mismo año 1864.

Así, de forma espontánea según narran los escritos de la época, hacia 1865 se celebró la primera fiesta de la Guardia Civil en honor de la Virgen del Pilar, lo cual tuvo lugar en septiembre y no octubre, que es cuando se hace ahora.

Al ser destinados a Puestos de distintos lugares de España, los Guardias Jóvenes ("polillas") fueron extendiendo en el Cuerpo su amor y devoción a la Virgen y difundieron por todos los rincones la costumbre de celebrar cada año un homenaje de fe hacia la Virgen del Pilar como protectora de los siempre arriesgados servicios que prestaban los guardias civiles.

Del modo más natural, esta tradición se afianzó y se consolidó a lo largo de unos  50 años hasta que en 1913 el teniente general don Ángel Aznar Butigieg, Director General del Cuerpo, trasladó una petición al Ministro de la Guerra, don Agustín Luque y Coca, mediante la cual le solicitó oficialmente que la Virgen del Pilar fuera declarada Patrona del Cuerpo de la Guardia Civil, a lo que el Rey don Alfonso XIII accedió.

Así, por Real Orden Circular del Ministerio de la Guerra de 8 de febrero de 1913, el Rey declaró Patrona de la Guardia Civil a la Virgen del Pilar puesto que "... la Virgen del Pilar era ya la Patrona del Colegio de Guardias Jóvenes donde se amparan y educan los hijos del Cuerpo...".

Tras la publicación de la Real Orden Circular, las palabras que transmitió a todos los guardias civiles el teniente general Aznar fueron éstas:

“La Guardia Civil, compuesta por los soldados más veteranos del Ejército, satisfizo siempre las esperanzas de la Nación y respondió a la confianza de los Gobiernos porque sois valientes, firmes en la fatiga y abnegados en el peligro. Este año, al solemnizar el día de la Patrona, celebraremos en la Guardia Civil la primera fiesta de compañerismo. Cuando os congreguéis para ello en cada Puesto, dedicad una oración a nuestros compañeros que sacrificaron la vida en el cumplimiento del deber y al inolvidable Duque de Ahumada, organizador del Cuerpo; y antes de separaros, terminad nuestra fiesta diciendo; ¡Viva España!, ¡Viva el Rey! “.

Apenas unos años más tarde, en 1917, el teniente general don Antonio Tovar Marcoleta, entonces Director General de la Guardia Civil, ofrendó una placa a la Virgen del Pilar, que a día de hoy aún se conserva en la Basílica de Zaragoza en el mismo lugar donde fue colocada, cuyo texto reza:

“Los Generales, Jefes, Oficiales y personal de Tropa del Instituto de la Guardia Civil como homenaje a Nuestra Señora la Virgen del Pilar declarada su Excelsa Patrona por Real Orden de 8 de febrero de 1913“.

Y desde entonces, la Guardia Civil ha mantenido esta tradición que ya es centenaria y por ello y por su importancia y extensión a todo el Territorio Nacional causa envidia o admiración en otras instituciones que no pueden celebrar nada parecido. Es en el día del Pilar cuando los guardias civiles renuevan año tras año su demostración de gratitud a su protectora, de exaltación del compañerismo y la cohesión propia de esta Institución única y de emotivo homenaje a los miles de guardias civiles de todos los tiempos y de todos los empleos que han dado su vida a lo largo de casi 170 años en los pueblos y ciudades de España y en otros muchos lugares de los cinco continentes en el cumplimiento de su deber.

En su libro “España en su Historia”, Américo Castro refiere al respecto que la pugna entre el ideal bélico encarnado en el apóstol (Santiago) y el anhelo de ternura femenina vinieron a armonizarse en el culto a la Virgen del Pilar, en el que aparecieron reminiscencias de la divinidad bélica del Hijo del Trueno. En 1808, la Virgen zaragozana actuaba como "capitana de la tropa aragonesa" contra los invasores franceses, y en el siglo XX fueron concedidos a su imagen "honores de capitán general", en un tenue y tardío destello de cultos guerreros. Dice el autor que a ellos debe España rasgos esenciales de su personalidad, que deben ser contemplados desde lejos y desde alto, no con ojos de aldeano progresismo.

ESTILO

En nuestras relaciones internas, el estilo es el natural y propio de la Guardia Civil, es decir, similar al de nuestro día a día, estando presidido por el respeto exquisito y cuidado de las formas entre todos los asociados; espíritu de respeto que queremos trasladar también en nuestras relaciones externas.  Si  conservamos las formas protegeremos lo importante: el fondo. Cada asociado tiene unas responsabilidades y atribuciones dentro de la Asociación y otras distintas en la vida profesional que han de ser compatibilizadas con naturalidad.

Por otra parte, la Asociación crece día a día con espíritu positivo, en dimensión “PRO”, proyectada hacia el futuro desde la convicción de que es imprescindible aunar “tradición, evolución y seguridad”. La tradición y el recuerdo y la atención a nuestros mayores constituyen una base firme desde la que evolucionar, orientando la adaptación permanente de las condiciones de vida y de servicio conforme al ritmo evolutivo de la sociedad y en aras de que cada vez el guardia civil se sienta más seguro al prestar servicio y más integrado en la sociedad y en su propio Cuerpo. ¡Queremos seguir siendo guardias civiles en toda su esencia y con todo lo que ello representa pero desde la modernidad!

Madrid, octubre de 2010