Aprogc - Asociación pro Guardia Civil
Aprogc - Asociación pro Guardia Civil

Aprogc - Hablando claro
Inscripción
19/06/2015
  • E-mail
  • Imprimir
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin

ESCALAFÓN DE DISTINGUIDOS DE LA GUARDIA CIVIL DE 1930‏

ESCALAFÓN DE DISTINGUIDOS DE LA GUARDIA CIVIL DE 1930‏

En esta ocasión, les invitamos a descargar y ver un libro que consideramos delicioso; es el ESCALAFÓN DE DISTINGUIDOS de 1930. En él se recogen todos los miembros del Cuerpo que en ese momento poseen la Cruz de la Beneficencia, y un breve relato de los méritos que la motivaron. Hay algunos realmente increíbles y curiosos, como el del Cabo ADOLFO JIMÉNEZ RECIO, condecorado por “Haberse prestado voluntariamente a que de su cuerpo cortasen pedazos de piel para atender a la curación de un compañero enfermo”, y eso en 1908 (da escalofríos).

Este escalafón se instauró en 1925, es decir, cuatro años antes de la concesión de la Gran Cruz al Cuerpo, mediante Circular número 6 de 18 de mayo “Escalafón de distinguidos”, que establecía:
 
Uno de los deberes que más ponen de manifiesto los altos ejemplos de abnegación y altruismo que en el trabajo diario realiza el personal del Instituto, son servicios humanitarios.

En la Cartilla y Reglamentos están fijados estos deberes con noble orgullo, que llenan de brillantes episodios la historia del Cuerpo.

El ingreso en la Orden civil de Beneficencia es la suprema recompensa, guardadora para el que la obtiene de nobles sentimientos que merecen los mayores elogios. Con el fin de que el conjunto de la colectividad no viva anónimamente este mérito personal, reflejo de voluntad y amor a la profesión, he tenido a bien disponer:

Por la Imprenta del Cuerpo se procederá a la tirada de un Escalafón de distinguidos, en el cual figuren todos los jefes y oficiales, clases e individuos de tropa del Instituto ingresados en la Orden civil de Beneficencia, sirviendo de modelo para la confección el que al final se detalla, el cual deberá estar terminado en el mes de Junio próximo.

A principio de cada año se procederá a la tirada del Escalafón antes mencionado, enviándose un ejemplar a cada una de las Dependencias, Unidades, Líneas y Puestos del Instituto.

            
Madrid 18 de mayo de 1925. Burguete
 
En el ejemplar que adjunto se relacionan un total de 423 personas.  La más antigua de las recogidas es la concedida en 1896 al Teniente (en 1930) D. Manuel Martínez Castaño, por “servicios prestados en una inundación ocurrida en Puente Genil (Córdoba) el mes de febrero de 1895”.

También figuran en este Escalafón un total de diez personas recompensadas con dos cruces de esta Orden, siendo su empleo (en el momento de la publicación, que no necesariamente en el de la concesión) en un caso la de teniente, otro guardia primero y el resto de ellos, guardia segundo.

Como última anécdota decir que la Real Orden de 31 de diciembre de 1864: “Sobre concesión de otro premio a la vez que la Cruz de Beneficencia, por el mismo hecho meritorio. Recomendación especial a favor de los individuos de la Guardia Civil”, después de razonar que no era lógica esa doble recompensa, concluye haciendo una excepción para el personal de la Guardia Civil: “ ... en atención al distinguido Cuerpo a que pertenecen los interesados y la noble emulación a que subordinan éstos sus actos, no hay en este Ministerio inconveniente en que se use con ellos la mayor consideración que con otro cualquiera en igualdad de circunstancias”.