Aprogc - Asociación pro Guardia Civil
Aprogc - Asociación pro Guardia Civil

Aprogc - Hablando claro
Inscripción
12/03/2018
  • E-mail
  • Imprimir
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin

La Guardia Civil investiga a una persona por el atropello de una mujer en El Burgo de Osma

La Guardia Civil investiga a una persona por el atropello de una mujer en El Burgo de Osma

Las gestiones llevadas a cabo por el Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT) de la Guardia Civil de Soria han derivado en la investigación y puesta a disposición judicial del vecino de El Burgo de Osma S.A.A., de 25 años, como presunto autor de sendos delitos contra la seguridad del tráfico (por conducción temeraria), de lesiones y de omisión del deber de socorro.

 

Los hechos sucedieron el día 28 de febrero, en El Burgo de Osma, cuando una señora se dispuso a cruzar un paso de peatones de la carretera de la Rasa, dentro del casco urbano de la localidad y fue atropellada por un vehículo que conducía de forma temeraria junto a otro que circulaba muy próximo. El día estaba lluvioso y el suelo mojado, lo que hace que la conducta fuese más imprudente aún, ya que el conductor debía de haber adecuado su velocidad a las circunstancias de la vía. 

Después de una semana de averiguaciones por parte del GIAT se ha investigado de S.A.A. por las lesiones producidas a la señora, la conducción temeridad manifiesta ya que puso en peligro la vida o la integridad de las personas (que concluyó en el atropello) y por el delito de omisión del deber de socorro puesto que no paró a auxiliar a la atropellada. Esta mujer fue trasladada, tras ser atendida en el centro de salud de El Burgo de Osma, al hospital de Santa Bárbara de Soria, para observación. Sufrió golpes en las rodillas y en los brazos. El investigado ha sido puesto a disposición judicial del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de El Burgo de Osma.

Sólo en el año 2017 en la provincia de Soria se produjeron 25 atropellos a peatones. En lo que llevamos de año, otras siete personas han sido atropelladas. En esta ocasión el siniestro vial viene agravado por la conducción temeraria, de noche y lloviendo, conductas que también son continuamente perseguidas por los agentes en sus cometidos de la vigilancia del tráfico.