Aprogc - Asociación pro Guardia Civil
Aprogc - Asociación pro Guardia Civil

Aprogc - Hablando claro
Inscripción
11/04/2018
  • E-mail
  • Imprimir
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin

La Guardia Civil salva la vida de otros 8 subsaharianos en una lucha contra la muerte en Benzú

La Guardia Civil salva la vida de otros 8 subsaharianos en una lucha contra la muerte en Benzú

Benzú ha vuelto a ser el escenario de otro rescate in extremis, en el que los agentes de la Guardia Civil que estaban de servicio han arriesgado sus vidas para poder salvar las de los ocho inmigrantes subsaharianos (6 hombres y dos mujeres) que, en una segunda expedición, han cruzado a Ceuta burlando el temporal. 

Ha faltado poco para una desgracia. Con olas de casi dos metros, viento y una lluvia permanente, la embarcación volcó tras superar el espigón, a la altura de la playa del Algarrobo. Cinco de los subsaharianos pudieron aproximarse hasta casi la orilla, encontrándose con los brazos de aquellos guardias civiles que se habían introducido ya hasta la cintura para sacarlos del agua. 

Pero otros tres del grupo quedaron más lejos. No tenían fuerzas para llegar. La que peor se encontraba: una mujer, a punto de perecer, a cuyo salvamento se dirigió uno de los agentes destacados.  

Una hora de lucha contra la tragedia.

Durante casi una hora se ha registrado una auténtica lucha por la esperanza protagonizada por guardias civiles e inmigrantes. Servicio Marítimo y Salvamento no podían actuar en esa zona debido al temporal y las unidades marroquíes tampoco salían. 

La situación llegaba al límite, así que otro componente del Instituto Armado se arrojó también al agua estableciendo una cadena: él agarraba a su compañero quien, a su vez, hacía lo propio con esta mujer. Cansados, exhaustos, con las piedras cercas, en un escenario tan dramático pero en el que las fuerzas no cesaban. 

Y es que ha sido precisamente esa fuerza, la de la vida, la que ha imperado sobre la de un temporal obsesionado en sembrar de tragedia la frontera que separa Ceuta de Marruecos. Con todos a salvo, el ERIE de Cruz Roja ha podido comprobar el estado de salud de todos los inmigrantes y de los dos guardias civiles, en la crónica de una historia más de la inmigración que, con dureza, salpica de forma constante a nuestra ciudad.