Aprogc - Asociación pro Guardia Civil
Aprogc - Asociación pro Guardia Civil

Aprogc - Hablando claro
Inscripción
08/05/2018
  • E-mail
  • Imprimir
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin

La Guardia Civil ayuda a acabar con 17 años de violencia de género de Sandra

La Guardia Civil ayuda a acabar con 17 años de violencia de género de Sandra

«Hablamos de Sandra y sus 17 años de sufrimientos, hablamos de Alina y sus 10 años aguantando el acoso y las amenazas de su expareja, hablamos de Verónica y Carla». Son algunas de las mujeres que la unidad contra la violencia de género de la Guardia Civil de Fuerteventura ha atendido durante su primer año de funcionamiento y cuyos agresores han terminado en prisión o internados en salud mental.

El balance del primer aniversario del servicio se salda con 1.000 llamadas telefónicas de seguimiento, el doble que el año anterior; más de 1.200 contravigilancias a la víctimas de malos tratos y su entorno para su protección, triplicando también el año anterior; más 300 gestiones de indagación y mejora de la prestación del servicio a estas mujeres y más de 500 comunicaciones a los juzgados. De esta estadística, destaca el incremento del 87% a nivel de seguimiento y control y el 1.600% en el caso de la vigilancia a víctimas.

Este trabajo no lo ha llevado solo el equipo de la Guardia Civil formado por el cabo Carlos Mujica y dos agentes, sino que ha sido posible gracias «al esfuerzo y la colaboración» de las policías locales de Fuerteventura en «la lucha contra una de las mayores lacras sociales», subrayó ayer Mercedes Roldós, delegada del Gobierno en Canarias, que presidió ayer el acto del primer aniversario en Puerto del Rosario. La Dirección Insular de la Administración General del Estado también colabora a través de su servicio de apoyo a las víctimas de violencia de género.

SUBIDA VERANO-INVIERNO

Mujica, cabo responsable de esta unidad de la Guardia Civil de Fuerteventura, no se detiene en la comparación por municipios sino que detalla que la subida de casos de violencia de género se produce entre el verano y el invierno por el turismo, «aunque son casos que, igual que aumenta, cuando esas víctimas retornan a sus países de origen y se cierra el caso en España, vuelve a descender, pero nos mantenemos en unos 140 casos en seguimientos anuales».

Tampoco existe un perfil medio de estas mujeres que acuden al servicio de la Guardia Civil. «Hay de todo tipo: tenemos la víctima que niega el hecho, que no se lo cree, que no quiere que se continúe con su seguimiento, y hay que intentar trabajar con ellas poco a poco, con Servicios Sociales, para que al final colabore y se pueda llevar a cabo una protección de calidad, que es de lo que se trata».

Por su parte, Mercedes Roldós, delegada del Gobierno en Canarias, alabó ayer el primer año de funcionamiento de esta unidad de la Guardia Civil en la lucha contra la violencia de género que calificó como «la mayor expresión de abuso y de desigualdad que supone una auténtica violación de los derechos humanos, inaceptable en una sociedad comprometida con los valores de igualdad y dignidad». Contra esta «lacra social», la clave reside en el unidad, esto es «unir fuerzas con la participación de todos: las asociaciones, los profesionales, de quienes tenemos responsabilidades públicas, de la sociedad civil y por supuesto de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado».