Aprogc - Asociación pro Guardia Civil
Aprogc - Asociación pro Guardia Civil

Aprogc - Hablando claro
Inscripción
13/05/2014
  • E-mail
  • Imprimir
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin

ASÍ ME SIENTO EN EL ANIVERSARIO DEL CUERPO

ASÍ ME SIENTO EN  EL ANIVERSARIO DEL CUERPO

Era el 13 de mayo de 1994, mi  21 cumpleaños y llovía a cantaros en las calles de Madrid.

Hacia solo cuatro años que me había vestido por primera vez con aquel uniforme verde como Guardia  Civil Auxiliar. Ahora ya había logrado mi sueño y estaba destinado en Madrid.

Era el 150 aniversario de la Guardia Civil y estaba previsto un desfile del Cuerpo en el Paseo del Prado. A nadie le importaba la lluvia, ni a los compañeros que desfilaban con algo mas de orgullo que en otros desfiles, ni a los cientos de personas que aplaudíamos el paso de las numerosas especialidades, Alumnos del Colegio de Guardias Jóvenes de Valdemoro etc...

Sufríamos los zarpazos del terrorismo con fuerza, aunque con algo menos de intensidad que en años anteriores. Todos los que estábamos allí aplaudiendo dábamos las gracias al Cuerpo por su labor en aquel siglo y medio.

Gracias por todo el frió o calor, el sufrimiento, las calamidades, los éxitos y también por los fracasos, pero nunca exentos de sacrificio durante esos 150 años.

¿Cuantos guardias civiles han dado su vida en acto de servicio en todos esos años, cuantos miles? Fue la primera vez que lo sentí. Un escalofrió me recorrió todo el cuerpo y los ojos se me empañaron.

Lo que sentía era ORGULLO. Sí, orgullo de pertenecer a un cuerpo como el de la Guardia Civil. Esos son los míos, mis compañeros, mis amigos.

Hoy es 13 de mayo de 2014, 170 aniversario de la fundación de la Guardia Civil de aquel Duque de Ahumada. Han pasado veinte años. Ya se marcho ese chaval que se empapo aquel día en Madrid.

Ahora con algo mas de experiencia, tres especialidades y varios destinos por media España queda un Guardia Civil que ha visto como se esta modernizando el cuerpo en solo 20 años.

Han pasado varios gobiernos por el poder, la economía arriba y abajo (la de los demás, la nuestra cambia poco), los métodos delictivos y por consiguiente los nuestros y muchos otros detalles internos que todos conocemos.

Pero algo no ha cambiado.

Sigo sintiendo ese escalofrió por todo mi cuerpo. Mis ojos se empañan hoy mas que aquel día, ya que tras estos 20 años tengo en la memoria muchas caras de compañeros, maravillosas personas siempre llenos de alegría que ya no están con nosotros por diversas causas. ¡No os olvido amigos!

El orgullo de pertenecer a este Cuerpo, ser una pequeña parte del engranaje, ser uno de ellos, de aquellos hombres de verde que desfilaban empapados aquel 13 de mayo del noventa y cuatro entre aplausos.

Ahora entiendo mucho mejor los motivos de aquellas personas que se estaban mojando en las calles de Madrid, entiendo ese agradecimiento, casi siempre silencioso de nuestros verdaderos jefes, para quienes trabajamos de verdad, los ciudadanos de mi país.

Quizás hoy, alguna de las personas que he tratado de ayudar en estos veinte años acude a uno de esos desfiles por este nuevo aniversario en algún punto de España, y aplaude a las tropas a su paso, recordando alguno de esos horribles momentos en los que al menos conseguí lo que se espera de nosotros, ayudarles.