APROGC PIDE RIGOR INFORMATIVO A FERNÁNDEZ DÍAZ Y DEFIENDE LA LABOR DE LOS AGENTES EN CEUTA

11 de febrero de 2014

La Asociación Pro Guardia Civil (APROGC) ha reclamado rigor y prudencia al ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, a la hora de explicar los incidentes ocurridos la pasada semana en la frontera entre Ceuta y Marruecos, donde al menos 15 personas perdieron la vida intentando alcanzar a nado la playa de el Tarajal, y ha defendido la labor de los agentes del Instituto Armado en esta actuación.

En un comunicado, la asociación ve “imprescindible” que un miembros del Ejecutivo de Mariano Rajoy “se pronuncie rotundamente” en defensa de la actuación llevada a cabo por los agentes. “Y que se haga de manera responsable; nuestro ministro del Interior no puede salir al paso de alguna noticia periodística sin documentarse antes de manera rigurosa, la prudencia debe ser su guía”, ha enfatizado APROGC.

En este sentido, la Asociación Pro Guardia Civil ha recordado al titular de Interior que si conoce algún caso de incumplimiento de las normas por parte de algún atente “debe actuar con rigor y prontitud” porque eso “beneficia a los miles de guardias civiles que actúan con exquisita profesionalidad y arriesgando sus vidas diariamente”.

En esta misma línea, ha cargado contra lo “injusto e indecente” que es culpar a los guardias civiles por hacer el trabajos que se les ordena. “Y hacerlo bien, sacrificando su integridad física, su reputación e incluso su humanidad”, ha alegado APROGC, quien ha denunciado también la “canallada” de hablar de devolución de inmigrantes o expulsión de ilegales para referirse al trabajo realizado en las fronteras de Ceuta y Melilla.

Igualmente, la asociación ha pedido respeto para los agentes que “hacen cumplir las leyes” y ha denunciado la “demagogia” y el “cinismo” que existe ante un tema como la inmigración irregular que, por el hecho de ser irregular, los inmigrantes no se atienen a las normas establecidas en las distintas leyes nacionales y europeas.

“Aquí es donde los hipócritas, los acomplejados y los que tienen mala conciencia salen a la luz. Callan cuando los que quieren entrar agreden gravemente a los agentes de la autoridad que por su condición deben de carecer cualquier derecho, escuchan sólo una versión de lo que allí ocurre (nunca la versión de los guardias civiles, esa no interesa) y corren a los medios a acusar a los agentes de malos profesionales, delincuentes (por no respetar las leyes), inhumanos y a veces de asesinos”, ha denunciado.

En este sentido, ha considerado que las recomendaciones del Consejo de Europa de 1995 para aplicar el procedimiento de readmisión acelerada de inmigrantes a Marruecos contribuiría a “eliminar las dudas” sobre su trabajo y “dejaría sin argumentos a los que especulan con la ilegalidad” de su labor.

“Por favor, respeten a los que hacen cumplir las leyes, no hacemos otra cosa. O pidan que se cambien”, ha reclamado la Asociación Pro Guardia Civil.