ANIVERSARIO DE LA LIBERACIÓN DE ORTEGA LARA

30 de junio de 2012

El día 1 de julio de 1997, se consiguió una de las muchas e importantes victorias que los guardias civiles han obtenido en la dura batalla contra los asesinos de ETA: la liberación de José Antonio Ortega Lara, funcionario de prisiones, que permaneció torturado por estos asesinos en un minúsculo agujero durante 532 días. El día 1 de julio de este año, se cumplen pues 15 años.

Estoy seguro de que todos los guardias civiles, aquel día, lo celebramos como se merece.

La sociedad española, en su infinita generosidad, nunca trató ni a estos ni a otros sanguinarios asesinos de esta banda de forma tan inhumana como ellos trataron a Ortega Lara. Al contrario, les garantizaron todos los derechos que una persona puede esperar; es posible que en un futuro, si se “arrepienten” de sus fechorías (¿!!!?), incluso puedan obtener ventajas penitenciaras. Sin embargo, en esta Asociación esperamos que la historia les pondrá al lado de aquellos a los que se parecen por los delitos de lesa humanidad que han cometido.

No creemos que expresemos una opinión irracional si afirmamos que una parte importante de la sociedad española ya no creía en que Ortega Lara pudiera estar vivo.
Pero en los guardias civiles no cupo el desánimo y nunca abandonaron a Ortega Lara, y gracias a su tesón, a un trabajo paciente y meticuloso, en algunas ocasiones seguro que desesperante por la falta de resultados esclarecedores que pusieran sobre la pista definitiva, dieron con sus secuestradores y consiguientemente, con el lugar donde estaba encerrado. También se pudo encontrar el agujero inmundo donde lo tuvieron torturado, gracias al empeño de los guardias civiles que realizaron el registro de la nave donde lo habían escondido.

El mismo trabajo paciente y concienzudo que siguen realizando los guardias civiles en la vanguardia de las acciones para terminar definitivamente, de una vez para siempre, con ETA. Para detener y poner a disposición judicial a todos sus miembros, para que con las pruebas aportadas sean condenados por sus delitos y cumplan íntegramente las penas que les impongan, tanto los años de permanencia en la cárcel como el resarcimiento a sus víctimas. Baste recordar las dos importantes detenciones de hace escasos días en Francia y que traen como consecuencia la caída de otros asesinos de la banda. Esperamos que les sigan todos los demás.

Y ello, a pesar de que en no pocas ocasiones, los guardias civiles asistimos a hechos que más parecen estar en la línea de la permisividad con estos asesinos y de quienes les apoyan. Nos referimos a los parlamentarios de Amaiur, a decisiones políticas y a sentencias. Hechos que, como guardias civiles acatamos disciplinadamente, pero que es evidente que no nos hacen la más mínima gracia.

Desde APROGC animamos a todos los guardias civiles a no decaer en la lucha contra cualquier clase de delincuencia, tanto a los que están en la primera línea de la lucha contra ETA como a los que lo hacen desde el pueblo más pequeño o rincón más inhóspito de nuestra querida España, o a los que con una alta preparación técnica y medios de las más vanguardista tecnología previenen la ciberdelincuencia, ya que con su esfuerzo diario, su tesón, su sacrificio personal en muchos casos, contribuyen a acrecentar el enorme prestigio ganado por los guardias civiles a lo largo de su historia y consiguen que vivamos en una sociedad más segura.