MINEROS: ¡¡¡YA ESTÁ BIEN!!!

15 de junio de 2012

La Asociación Pro Guardia Civil (APROGC) quiere decir a los mineros de Asturias y León que sus acciones no se pueden considerar protestas, son acciones delictivas más cercanas al terrorismo callejero que a cualquier reivindicación laboral. Las recientes imágenes de encapuchados lanzando desde el monte cohetes contra los guardias civiles no se diferencian en nada de los terroristas, geográficamente cercanos a ellos, que atacaban cuarteles y vehículos del Cuerpo.

Y su violencia va en aumento, piensan que solo así conseguirán sus fines, pero su postura no es de fuerza es de violencia y coacción. Varios guardias civiles ya han resultado heridos, ayer atacaron un tren donde hubo que contabilizar algún pasajero herido grave, y donde la tragedia podía haber sido mayor. Y si la tendencia continúa no tardaremos en tener que lamentar la pérdida de alguna vida humana. Por eso exigimos desde aquí a los mineros que cesen sus actos violentos y delictivos y encaucen sus reivindicaciones laborales por vías menos descerebradas.

A la Asociación Pro Guardia Civil (APROGC), que vela por los intereses personales y profesionales de los guardias civiles, también le sorprende la pasividad de todos a la hora de enjuiciar estos atentados. Se habla de protestas, enfrentamientos, demandas, etc., cuando en realidad son hechos inadmisibles y que deben ser repudiados claramente, con independencia de las razones que llevan a estos trabajadores a denunciar su situación laboral.Nadie debería ser comprensivo con estas actitudes, ni reírles las gracias, ni calificar de chiquilladas sus actos, por mucha comprensión que podamos tener con su situación laboral.

Los guardias civiles que están haciendo frente a estos vándalos están teniendo un comportamiento ejemplar y muy profesional, les felicitamos públicamente por ello, y les pedimos que sigan afrontando con firmeza y con temple las situaciones que diariamente se les presentan.

No nos corresponde a nosotros opinar sobre la situación laboral de los mineros, pero sí tenemos que decirles que si alguna razón tenían para protestar, los medios que emplean para ello los deslegitiman de manera clara y rotunda. Y que a los daños de todo tipo que han causado se pueden añadir otros más graves si continúan por la misma senda. Además, esas actitudes pueden ser tomadas como ejemplo a seguir de cualquier otro colectivo profesional en apuros. Cuidado.

La Guardia Civil, los guardias civiles, estamos para proteger la vida y las propiedades de las personas, también las nuestras, por eso decimos de manera clara a los mineros que dejen ya de practicar el terrorismo callejero. A las autoridades políticas y judiciales les pedimos que apliquen la ley con firmeza y determinación; la convivencia de los ciudadanos en paz y libertad está en juego, y ese bien es mayor que cualquier otro.