EL VÍDEO ES LA VERSIÓN DE LA GUARDIA CIVIL

14 de marzo de 2013

Hace algunos días una emisora de radio difundía, en su página web, un video en relación con el trágico accidente ocurrido en aguas de Lanzarote, entre una patrullera de la Guardia Civil y una patera. El título no dejaba lugar a ninguna duda ni especulación: “El vídeo que desmonta la versión oficial sobre el choque de Lanzarote”.

En el video se hacen interpretaciones de cómo se produce el accidente: el patrón de la patera detiene la marcha cuando comprueba que no puede escapar… y cuando esperaban ser rescatados por la patrullera, ésta se acerca a gran velocidad produciéndose el violento impacto… el guardia que va en la proa hace señales al Cabo-patrón advirtiéndole del riesgo inminente de colisión… en ningún momento se despliega la zodiac de la patrullera… aquí no se usó porque estaba averiada hacía meses. Interpretaciones tendenciosas y sesgadas a nuestro juicio. La versión de la Guardia Civil era otra: un choque fortuito, un trágico accidente. Rápidamente la prensa se hizo eco de esta nueva versión a la que en estos días se le ha concedido mayor veracidad que a la versión oficial.

La Asociación Pro Guardia Civil (APROGC) cree muy importante resaltar lo siguiente: el vídeo fue aportado a la Juez instructora por la propia Guardia Civil, lo que evidencia que nunca se quiso ocultar nada; y la Juez, en un auto del 22 de febrero, es decir, bastantes días antes de la emisión del vídeo, ya había decretado en un auto que el accidente se produjo exclusivamente por la culpa del patrón de la patera, y que no existe indicio alguno de infracción penal por parte de los agentes.

En la instrucción judicial para averiguar un accidente como este se suman muchas pruebas: declaraciones de testigos, informes técnicos (estado del mar, visibilidad, estado de las embarcaciones, etc), informes periciales, otros datos de interés (videos e imágenes aportados por las partes, etc.). La publicidad de alguno de ellos, obviando el resto, prostituye la veracidad del hecho, y siempre ofrecerá una versión parcial (y por lo tanto errónea) del accidente. Aquí ha ocurrido eso mismo, sin entender la pretensión del medio que lo ha difundido. Dudar de la Guardia Civil en las actuaciones con los inmigrantes que llegan a España por vía marítima es una vileza que no podemos permitir.

La labor del periodista debería ser informar con rigor, no construir una noticia mediática sin contrastar ni confirmar la información, u ocultando datos significativos; se puede hacer un daño innecesario, y se pone en entredicho la labor de los componentes del Servicio Marítimo de la Guardia Civil. La Asociación Pro Guardia Civil (APROGC) considera muy grave la emisión de este vídeo tal como se relató, dándose además toda clase de explicaciones sobre la responsabilidad de la patrullera de la Guardia Civil.

Y por supuesto, el medio de comunicación debería pedir disculpas por el daño moral y profesional causado a los integrantes de la patrullera, y por extensión a los todos guardias civiles, en especial a los del Servicio Marítimo de la Guardia Civil. Los afectados (que somos todos los guardias civiles) no se merecen las dudas poco bienintencionadas que sobre ellos se han vertido.

La Asociación Pro Guardia Civil (APROGC) demanda que nuestros responsables no permitan ni una sola vez más los continuos ataques a la labor de los guardias civiles, y ejerza las acciones judiciales que correspondan. Muchos estamos hartos de que gratuitamente se ponga en duda, casi a diario, la profesionalidad de los guardias civiles por cualquier motivo, veraz o no; máximo cuando lo habitual es que los guardias civiles arriesguen sus vidas para salvar otras, ciudadanos de nuestro país (periodistas incluidos), inmigrantes o cualquiera que requiera nuestro servicio.