“FLEXIBILIDAD EN LA ACTUACIÓN POLICIAL FRENTE A MEDIO CENTENAR DE AGENTES HERIDOS”

20 de marzo de 2012

Pasó la huelga general sin que los guardias civiles, ni tampoco las asociaciones de guardias civiles, podamos ni debamos hacer ninguna valoración al respecto. No nos dedicamos a eso; lo nuestro es garantizar la paz y la seguridad de los ciudadanos.

La Asociación Pro Guardia Civil (APROGC) felicita a la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por el buen trabajo, el esfuerzo y la profesionalidad que han demostrado en todo momento, y en particular a los guardias civiles; la sociedad española puede estar orgullosa de ellos. Con nuestro trabajo hemos garantizado todos los derechos de los ciudadanos.

Pero también queremos volver a reprobar la actitud errónea y repetitiva de alguna asociación del Cuerpo que mezcla la defensa de los intereses personales y profesionales de los guardias civiles con la participación en actividades políticas y sindicales. Tenemos que recordar que existe el derecho a la huelga y, también el derecho a no hacerla. Y que al igual que hay sindicatos que la apoyan, otros están en contra. Y que apoyar una u otra postura, además de romper nuestra obligada neutralidad política y sindical es injusto, al favorecer los intereses de unas organizaciones y ciudadanos y perjudicar los de otros. Y la profesionalidad y el prestigio de la Guardia Civil, y de los guardias civiles, se basan en nuestra permanente actitud de defensa de todos los derechos, todos, y el trato igualitario y justo para los ciudadanos, también para todos los ciudadanos.

Y quizás ahora, con las imágenes frescas en la retina, AUGC debería explicar a qué se refería cuando manifestaba, antes de la huelga general, que “…los piquetes son legales y en ocasiones instrumento necesario…”. Y también si la silicona, los clavos, las agresiones e intimidaciones merecen el calificativo de informativos, que hipócritamente denominaban en su comunicado. AUGC tampoco debería dejar pasar la ocasión para decir a los guardias civiles (alguno quizás asociado suyo) que se han enfrentado, sufrido agresiones, y detenido a componentes de esos piquetes que debían haber sido “más flexibles”, según aconsejaba en su comunicado. El medio centenar de agentes de la autoridad heridos en enfrentamientos con esos piquetes espera una disculpa de esa asociación cuyo comunicado previo solo se entiende si se sienten más cerca de los agresores que de los garantes del orden y la ley. En Orense, Alicante, Pinto, Villadangos de Páramo y muchos más pueblos de nuestra geografía los agentes han actuado como lo que son: guardias civiles y magníficos profesionales que aplicaron la legalidad, la prudencia y la firmeza. Y que todos aprendan de ellos. Nosotros desde aquí defendemos sus intereses personales y profesionales.