LA MEJOR DEFENSA DE LOS GUARDIAS CIVILES ES CONOCERNOS: “VEN Y CUÉNTALO”, APROGC TE LO PIDE

19 de febrero de 2014

En los últimos días, con una ligereza y una irresponsabilidad injustas, muchos han arremetido contra los guardias civiles haciéndonos aparecer como los causantes de todas las tragedias relacionadas con los recientes episodios de inmigración irregular e ilegal en Ceuta y Melilla.

Además se nos ha metido de lleno en la contienda política sin merecerlo, y ajenos a cualquier controversia solo podemos seguir trabajando todo lo bien que sabemos. Igual de bien que en los últimos 170 años, con la misma dedicación y sacrificio, con el mismo desinteresado esfuerzo hasta el límite de nuestras fuerzas, y con una única obsesión: defender la vida y la convivencia en paz de todas las personas. Y así hemos sobrevivido a gobiernos, reyes, repúblicas, democracias y dictaduras, hasta alcanzar en este siglo XXI  el galardón de ser la “Institución más valorada por los españoles”.

Hoy muchos parecen olvidar que también somos personas, con nuestros sentimientos y familias, y profesionales, con nuestras obligaciones y derechos. No podemos explicar o justificar cada una de nuestras acciones en las fronteras de Ceuta y Melilla porque cualquier ambientación nunca podría reflejar la violencia y gravedad de los que allí se vive, hay que vivirlo y luego juzgar.

La Asociación Pro Guardia Civil (APROGC) quiere que se sepa la verdad de lo que allí ocurre, y estamos tan seguros de lo correcto de la actuación de los guardias civiles que trabajan en esas dos ciudades, desde el jefe hasta el último recién llegado, que hemos cursado cartas para que representantes de las entidades a quienes las remitimos nos acompañen durante una semana, de día y de noche, en la tarea de proteger la frontera entre España y Marruecos, estos son los destinatarios:

  • Presidente del Congreso y Presidente del Senado para que designen una comisión de diputados y senadores.
  • Presidente del Consejo General del Poder Judicial para que designe una comisión de jueces y fiscales.
  • Al Defensor del Pueblo para que conozca nuestro trabajo y nos pueda defender.

Estamos absolutamente seguros que después de esa experiencia se valorará el trabajo de los guardias civiles, se conocerá la realidad de la protección de la frontera hispano-marroquí, se podrán acomodar las leyes a las necesidades reales, se destinarán los fondos necesarios para mejorar la seguridad, y se juzgarán las denuncias con realidad y objetividad.

La Asociación Pro Guardia Civil (APROGC) está segura que esta propuesta que lanzamos beneficia a todos, también a los guardias civiles, y pedimos a los destinatarios valentía para aceptar el reto de pasar unos días junto a los agentes junto a “la valla de Ceuta y Melilla”.

17 de febrero de 2014