Palabras de agradecimiento de Javier Algarra Bonet

10 de febrero de 2021

Compartimos las palabras de agradecimiento del ganador de nuestro I Concurso literario, don Javier Algarra Bonet, con su obra “Quizá por eso nos llaman números”, al ser entregado el galardón el pasado 19 de enero de 2021, por nuestra Presidenta, la Guardia Civil doña Begoña Uña Cantalapiedra:

 

“Me siento muy honrado y agradecido por este premio. Todos los que, de un modo u otro, nos dedicamos a escribir, buscamos siempre, aunque sea secretamente, ese reconocimiento de alguien que lea lo que escribimos, lo valore, nos dé su opinión -aunque sea critica-, y si, para colmo es favorable, alimente un poco nuestra humilde vanidad de autores.

Pero este premio va, incluso, más allá, por cuanto procede de un colectivo de integrantes de la Guardia Civil, cuerpo sin duda, valorado y apreciado por todos los españoles de bien. Mi agradecimiento, por tanto, a la Asociación Pro Guardia Civil, APROGC, por esta iniciativa, que no solo fomenta la literatura, sino también el reconocimiento a la labor, discreta y abnegada, de todos esos hombres y mujeres que forman parte de la Benemérita. Mi agradecimiento, también, a su presidenta, Begoña Uña, por su cordialidad y hospitalidad. Siendo experta, como es, en armas y explosivos, espero que no haya encontrado muchos defectos en mi novela. Y por su experiencia en el Comité de Igualdad Efectiva de mujeres y hombres en la Guardia Civil, deseo que considere adecuada mi aproximación literaria a la presencia de mujeres en el Cuerpo.

Cuando escribí este texto y lo presenté a concurso, no sabía quiénes serían los integrantes del jurado. De ahí mi admiración cuando supe, una vez se determinaron las obras finalistas, que de él formaba parte el editor Héctor Escobar, un agitador cultural, al que califican de hiperactivo y disperso, pero que, para mí es, especialmente, un valiente. Un valiente, porque hacen falta arrestos, con los tiempos que corren, para apostar por los libros en un país en el que cada vez se lee menos. Decía Manuel Azaña que, en España, la mejor manera de guardar un secreto es escribirlo en un libro. Dios quiera que no tuviera razón, y que la valentía de agitadores como Héctor Escobar nos permita seguir disfrutando de ese placer que es viajar con la imaginación literaria mientras acariciamos las hojas impresas de un libro. Mi agradecimiento Héctor porque hayas valorado con tu conocimiento editorial lo que yo me limité a escribir con el corazón.

Mi agradecimiento y admiración también por el Coronel Manuel Sánchez Corbí. Hijo y nieto de Guardias Civiles, lleva en sus venas el espíritu de servicio y abnegación, que tan grandes servicios ha rendido a España. Su lucha contra el terrorismo, la liberación de Ortega Lara gracias a su insistencia, su gran labor al frente de la UCO, y la resolución de casos de gran impacto mediático, no solo le han hecho merecedor de importantes condecoraciones, sino de todo nuestro agradecimiento. Estoy convencido de que ustedes, al igual que yo, se sienten más seguros al saber que hombres como Sánchez Corbí son los encargados de protegernos. Y en su faceta literaria, gracias por compartir sus experiencias con nosotros y por su benevolencia conmigo. Seguro, mi Coronel, que no le han pasado desapercibidas las pequeñas licencias que me he tomado en mi texto, al colocar uniformados en unidades que usualmente integran agentes de paisano, al saltarme la cadena de mando permitiendo que mi capitán Alonso tome decisiones que más le corresponderían a su coronel o a un juez, o al permitir que una investigación que, por sus características, hubiera tenido que trasladarse a la UCO, permaneciera en el Servicio de Información. Gracias por su comprensión hacia este humilde colega escritor.

Y qué les voy a decir de Lorenzo Silva. De saber que él iba a juzgar mi trabajo, puede que no me hubiera atrevido a presentarlo. Su brillante pluma ya está al servicio de la grandeza de la Guardia Civil, y ha sido reconocida por los más importantes premios. Su ubérrima producción le convierte en uno de los autores más prolíficos y sus tramas policíacas, en uno de los más admirados. Gracias Lorenzo, por haber puesto tu conocimiento y maestría a servicio del análisis de una obra como la mía y haberla considerado merecedora de este reconocimiento. Tal vez algún día, los protagonistas de “Quizá por eso nos llaman números” puedan colaborar en algún operativo literario junto a mis admirados Rubén Vebilacqua y Virginia Chamorro. Quién sabe si mi capitán Alonso, al igual que tus personajes, pueda ir ascendiendo hasta llegar a Coronel, en compañía de los lectores, novela tras novela.

Gracias a todos por leerme, por valorarme y por juzgarme de manera indulgente.

“Quizá por eso nos llaman números” es mi humilde aportación al reconocimiento que merece la Guardia Civil, a la literatura hecha desde el corazón, y al respeto que me merecen todos aquellos que decidan leerla. Ojalá la disfruten. Si solo con ello consigo ofrecerles un rato de distracción, arrancarles una sonrisa o una reflexión, habré conseguido con creces mi objetivo. Y que Dios perdone mi vanidad, que ustedes, con este premio, han conseguido alimentar hasta un grado superlativo.

Muchas gracias por hacerlo, y Viva la Guardia Civil.”