RESPETO AL TRABAJO DE LOS GUARDIAS CIVILES

7 de marzo de 2013

Los recientes intentos de vulneración del perímetro fronterizo de Melilla han tenido un efecto importante en el Instituto Armado ya que las bajas por accidentes en acto de Servicio se han más que duplicado. Esto se debe a que estos intentos cada vez son más organizados, masivos, empleando las mafias que se aprovechan del inmigrante al mayor numero de personas posibles y más violentos con el fin de conseguir su objetivo de entrada irregular en Melilla.

Queremos dejar constancia que desde algunas organizaciones y medios se intenta desprestigiar la labor de protección del perímetro fronterizo que ejerce la Guardia Civil. Ignoramos que oscuros intereses les empujan a ello, pero curiosamente van buscando la instantánea sensacionalista, que pretenden presentar a la ciudadanía como la noticia veraz del día a día en la frontera. Los Guardias Civiles prestan sus Servicios 365 días al año, 24 horas al día y dichos medios de comunicación y organizaciones no están presentes en el perímetro fronterizo nada más que de vez en cuando, y casi siempre buscando la imagen que, sacada de contexto, pueda poner en tela de juicio injustamente la labor del Guardia Civil que esta de servicio, todo ello con escaso éxito.

Desde APROGC siempre hemos defendido, y seguiremos haciéndolo, que la manera correcta de proceder, en cualquier caso, es la de que si se tienen noticias de la comisión de cualquier hecho que revista caracteres de delito, el foro adecuado es dirigirse a los tribunales de justicia, los cuales esclarecerán los hechos e impondrán penas si lo consideran necesario.

Europa, nuestra legislación y la propia ciudadanía nos exige el cumplimiento de nuestro deber. Desde un punto de vista humano todos entendemos la tragedia de la inmigración, por lo que queremos dejar constancia de que aunque nuestro deber es impedir la vulneración del perímetro fronterizo, la vida humana y el respeto a los derechos humanos están siempre por encima de todo lo demás. Tenemos el ejemplo en un componente del GEAS de la Comandancia de Melilla que arriesgo su propia vida para poner a salvo a una inmigrante embarazada, pero son igual de importantes los Guardias Civiles anónimos que realizan cada día una gran labor humanitaria que nunca nadie recuerda, parece que esa foto no interesa a las organizaciones y medios anteriormente citados.

A todas las organizaciones y medios que cargan contra el Instituto nos gustaría recordarles que los Guardias Civiles tenemos el compromiso de hacer cumplir las leyes, leyes que elaboran los representantes que el pueblo elije a través de las urnas. Les animamos a que si no les gustan las leyes actuales de inmigración dirijan sus esfuerzos a cambiarlas utilizando los mecanismos legales que el estado pone a su disposición y si esto se llega a producir la Guardia Civil se encargara de que dichas leyes se respeten.

Para terminar queremos recordar al ciudadano que no sólo los inmigrantes pueden terminar accidentados cuando intentan vulnerar el perímetro fronterizo de manera ilegal, sino también los Guardias Civiles que lo custodian en cumplimiento de la legislación vigente.