GUARDIAS CIVILES SIN FRONTERAS

7 de julio de 2011

La Asociación Pro Guardia Civil (APROGC) se manifiesta, hoy y aquí, para felicitar una vez más a los guardias civiles y a la Guardia Civil por el trabajo bien hecho. Hoy ha sido detenido en el Reino Unido el último de los hermanos Gogeascoechea que quedaba huido de la justicia. Eneko Gogeascoechea Arronategui participó, junto a su hermano Ibón, en el asesinato de un policía autonómico vasco en 1997, en un intento frustrado de atentar contra su Majestad el Rey. Doce años después, los guardias civiles junto a la policía francesa detuvieron a Ibón en Francia; catorce años después los guardias civiles junto a la policía inglesa detienen a Eneko en el Reino Unido. La tenacidad, constancia, versatilidad y eficacia de los guardias civiles son dignas de mencionar; hoy tenemos que resaltar la perfecta colaboración entre un cuerpo de naturaleza militar y una de las policías más “civiles” del mundo, la Policía Metropolitana de Londres. En la localidad de Cambridge, famosa por su universidad, allí también están hoy los guardias civiles trabajando por el fin del terrorismo.

La Guardia Civil y los guardias civiles, con trabajo serio y abnegado, acabaron con la banda terrorista GRAPO; esos mismos guardias civiles están acabando con la banda terrorista ETA. Con sangre, sudor y lágrimas de nuestros compañeros y familias, los guardias civiles divisamos el fin de ETA muy próximo. Por eso a los miembros de nuestra asociación profesional no nos gusta ver a los que toda la vida han apoyado a ETA gobernando instituciones del País Vasco. Sabemos que más pronto que tarde seremos el blanco de sus ataques, y lo harán de todas las maneras posibles.

Allí donde la Guardia Civil y los guardias civiles desarrollan sus capacidades profesionales llegan los buenos resultados. Así ha sido a lo largo de nuestra historia, y así queremos que siga siendo en el futuro. Sabemos, y estamos luchando por conseguirlo, que hay cosas que mejorar dentro del Cuerpo, pero no podemos entender que se quiera transformar el mismo hasta su desaparición. La maniobra que algunos intentan de imitación de policía civil, transformación en cuerpo civil y unificación con policía ya existente no puede nunca contar con la complicidad de nuestro silencio. Queremos una Guardia Civil tal y como la quieren los ciudadanos, y por eso la consideran la institución más valorada de España.

Pero si los guardias civiles trabajan más y mejor que otras policías, y tienen menos derechos porque renunciaron a ellos al igual que otros colectivos (miembros de las Fuerzas Armadas, jueces y fiscales) los gobernantes tienen que dar el reconocimiento al que en justicia son acreedores, y más aún valorando que han renunciado a derechos fundamentales. Y no lo están haciendo. Y se lo deben a los guardias civiles.