«La Guardia Civil está estigmatizada como un Cuerpo machista, pero para nada es así»

7 de octubre de 2018

La subdelegada se reúne con la primera agente en ser destinada en Andalucía y analizan la situación de la mujer en la Benemérita

Se cumplen 30 años de la incorporación de la mujer en la Benemérita. Desde entonces se ha recorrido un largo camino, pero aún quedan muchas cosas por hacer. La subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez, se ha reunido con María Dolores Pérez Saavedra, una de las agentes que integraron la primera promoción en la que hubo mujeres, para conocer de primera mano esa historia. Pérez Saavedra insiste: «La Guardia Civil está estigmatizada como un cuerpo machista, pero para nada es así».

Aunque hoy en día las mujeres sólo representan un cuatro por ciento del total de efectivos del Instituto Armado en la provincia de Málaga, la situación ha evolucionado mucho desde que hace 27 años Pérez Saavedra se convirtiera en la primera y única mujer destinada en Andalucía.

La guardia civil asegura que, pese al estigma de que el Cuerpo sea machista, ella y sus compañeras nunca se han visto discriminadas en el Instituto Armado. Afirma que la Benemérita se ha modernizado con el paso de los años y ha cambiado mucho.

La subdelegada insiste en que el Cuerpo es mejor desde que las mujeres se incorporaron a él, mientras Pérez Saavedra beneficios de contar con ellas en la plantilla: «No es que seamos mejores para la investigación, somos iguales, pero aportamos muchos aspectos positivos como el hecho de que, a la hora de estar de incógnito, es más disimulado que haya un hombre y una mujer esperando a un sospechoso en la puerta de su casa que dos varones. Además, nosotras somos mucho más observadoras que ellos».

Uniforme de embarazada

Por otro lado, Gámez se preocupa por la conciliación, tanto para hombres como para mujeres. «Recuerdo hasta que había un uniforme específico para embarazadas», apunta la subdelegada. «Sí, pero ninguna nos lo poníamos porque era horroroso», responde, bromeando, la guardia civil. Pérez Saavedra señala que la conciliación es igual que en cualquier otro cuerpo de funcionarios y recuerda como, embarazada de cinco meses, se fue a detener a un violador a Antequera: «Me dio mucha vitalidad el embarazo».

Pérez Saavedra cuenta que también estuvo en Mozambique durante una misión de la ONU para enseñar a los policías de allí cómo debían trabajar. Recurre a este caso y explica que, pese a ser un país mucho menos desarrollado que España, había muchas más mujeres policía que hombres.

La subdelegada aprovecha la oportunidad para conocer si la agente recomendaría el Cuerpo a una mujer como un lugar en el que labrarse un futuro, siendo respetada como mujer y en las mismas condiciones que un hombre. «Por supuesto. Hoy en día hay trabajos en los que una mujer cobra menos que un hombre y yo eso no lo concibo en la Guardia Civil. No lo permitiría. Puede haber alguien machista, claro, pero como en cualquier otro sitio», afirma rotundamente Pérez Saavedra.

«Hoy en día hay trabajos en los que la mujer cobra menos que el hombre, eso no lo concibo en este Cuerpo»

En este sentido, preocupan tanto a Gámez como a la agente las nuevas generaciones. Aseveran que cada vez se están viendo más casos de machismo en personas jóvenes, algo que insisten en que es producto tanto de lo que ven en casa como de los estereotipos que se venden hoy en día en la sociedad, sobre todo, a través de la televisión.

Después de 30 años desde la incorporación de la mujer a la Benemérita, «la base se ha ensanchado, pero la cúpula continúa siendo muy estrecha». Así lo asegura la subdelegada, quien afirma que el reto se encuentra en el número de mujeres que se hallan en los puestos de mando del Cuerpo.

Para ello hace falta paciencia, explica Pérez Saavedra. «Hay mujeres que han ascendido a comandante y teniente coronel, pero aún no ha dado tiempo a más, porque aunque 30 años parezcan muchos, no lo son tanto», concluye la agente.