QUE PIDAN PERDÓN A LOS GUARDIAS CIVILES DEL CUARTEL DE BURGOS

3 de marzo de 2011

Hace dos días, en una brillante operación, la Guardia Civil detuvo a un comando de ETA en Bilbao y Galdácano. La Asociación Pro Guardia Civil (APROGC) felicitó entonces a todos los guardias civiles y en particular a los que directamente actuaron. Esta mañana hemos conocido que la investigación avanza con eficacia y da sus frutos; enhorabuena otra vez a los guardias civiles por su tesón y profesionalidad.

La Guardia Civil acaba de obtener indicios claros y contundentes de la participación de ese comando terrorista en varios atentados. Fueron los autores de la colocación de un coche bomba contra el Cuartel de la Guardia Civil de Burgos en la noche del 29 de julio de 2009 intentando provocar una autentica masacre pues 117 personas dormían allí o prestaban su servicio en ese momento (guardias civiles, sus cónyuges o parejas y  41 niños). Es muy probable que por estos hechos los terroristas sean condenados en el futuro a más de 2.000 años de cárcel, de lo cual APROGC se congratulará cuando termine el juicio y se dicte sentencia.

Sin embargo, hoy tenemos que lamentar la actitud de algunos vecinos de Bilbao y Galdácano que vitoreaban hace unos días a los presuntos terroristas cuando salían de sus domicilios esposados y detenidos por guardias civiles ejemplarmente profesionales. ¿A quién aclamaban como héroes? Hoy sabemos con certeza algo que ya se presumía: la implicación directa de los detenidos en el intento de masacre del Cuartel de Burgos. Por ello desde APROGC llamamos la atención sobre la obligación moral de pedir perdón a los guardias civiles que sufrieron tan cruel atentado y a sus familias que deberían sentir quienes jaleaban el lunes a los criminales. Solo así podrán lavar la actitud de connivencia con terroristas que mostraron públicamente e incluso evitar posibles acciones penales en su contra.

Sin entrar en consideraciones de índole política o electoral que no nos corresponden, también exigimos a los promotores de SORTU que muestren su reproche público a esas personas, de las cuales algunas pertenecen a su entorno. La sociedad vasca no puede seguir sufriendo una gangrena por terroristas y simpatizantes de terroristas. Tampoco puede vivir en la equidistancia entre “buenos y malos” que algunos políticos siguen manifestando. El portavoz del PNV en el Congreso, Sr. Josu Erkoreka, considera que la detención de este comando no afecta al “alto el fuego” y por lo tanto entra dentro de la normalidad. “Otra cosa es que se les hubiese detenido haciendo uso de esas armas en una acción terrorista concreta con destinatarios concretos, pero no es el caso”, estas fueron sus palabras; no merecen mayor comentario por nuestra parte.

La eficaz operación e investigación de la Guardia Civil ha esclarecido también la autoría del atentado que supuso la muerte del Inspector del CNP don Eduardo Puelles, destinado en la Brigada de Información de Bilbao, así como la colocación de un artefacto explosivo en los bajos del vehículo de otro policía nacional que afortunadamente no llegó a explosionar. La Asociación pro Guardia Civil (APROGC) espera que estas detenciones reconforten en lo que sea posible a sus familiares y compañeros policías. También se ha podido conocer que estos terroristas fueron los autores de la colocación de coches-bomba en Logroño y Santoña contra instalaciones militares.

Una vez más queda de manifiesto la profesionalidad y eficacia de la Benemérita, así como que los guardias civiles están preparados y capacitados para actuar en cualquier escenario: desde países lejanos como Afganistán, capitales de nuestras provincias como Bilbao, Burgos o Logroño, hasta cualquier población de nuestras Islas Canarias. Y de todo esto tienen que ser conscientes nuestros gobernantes y tratar a los guardias civiles como demuestran merecer día a día. Es una deuda histórica pendiente que la Asociación Pro Guardia Civil pondrá de manifiesto reiteradamente hasta verla saldada.