UNA SENTENCIA SOBRE BILDU QUE CONLLEVA INCERTIDUMBRES

6 de mayo de 2011

Desde el mas absoluto respeto a la decisión del Tribunal Constitucional sobre el caso Bildu, APROGC quiere manifestar su apoyo incondicional a las mujeres y hombres que han trabajado de forma intensa y hasta el ultimo día para poner a disposición de diversa Autoridades del Estado todos y cada uno de los elementos de juicio necesarios para fundamentar sus decisiones. Gracias a esos informes, la Abogacía del Estado, la Fiscalía General del Estado, el Ministerio del Interior, el Gobierno, el Tribunal Supremo y finalmente el Tribunal Constitucional han podido examinar las listas de Bildu y llegar a sus conclusiones.

Frente a las insinuaciones y ataques directos realizados contra los informes de la Guardia Civil, hay que poner de relieve la labor callada, contundente y constante de los guardias civiles en la lucha contra el terrorismo, desde siempre y ahora también. Los informes realizados han sido contundentes, claros y concretos, fruto del conocimiento y la experiencia ganada a lo largo de muchos años independientemente de la interpretación jurídica final que, en todo caso, no le corresponde realizar a los miembros de la Guardia Civil. Desde luego, si ha habido una institución que, manteniendo el mismo criterio desde el primer al ultimo día, ha actuado en consonancia con su devenir histórico, esa ha sido la Guardia Civil en lo referente a informar con objetividad a las autorices de todo orden.

Es evidente que el Fallo del Tribunal Constitucional, que no pretendemos analizar ni criticar desde estas líneas, es distinto del que esperábamos. Ojalá que la decisión tomada sea acertada y que dentro de dos años todos los españoles podamos descansar con la confianza en que las corporaciones municipales de muchos municipios vascos o navarros estén trabajando de forma plenamente independiente de las directrices de ETA y por supuesto en beneficio de sus ciudadanos sin distinción alguna. Esa sería la mejor noticia posible.

Por ultimo, queremos expresar nuestra convicción, y así hacérselo llegar a la sociedad española en general y a las víctimas del terrorismo en particular, de que la Guardia Civil seguirá luchando contra los terroristas y quienes los apoyan, con el mismo tesón y la misma eficacia que hasta ahora y hasta la erradicación final del fenómeno terrorista.